La Peste del Aluminio.

Hace unos años, abrí una caja donde guardaba materiales diversos y me encontré con sorpresa que unas cuantas piezas de aluminio que en su momento estaban lisas y brillantes estaban recubiertas de un polvo blanco con aspecto de pan atacado por el moho. Sorprendido me dedique a estudiar el fenómeno, llegue a pensar que tal vez pudiese existir un moho que se alimentase de aluminio pero poco después encontré que un termómetro de mercurio que guardaba en la misma caja se había roto y le achaque a la acción del mercurio tan desagradable efecto.

Después de encontrar una explicación lógica al fenómeno (que mas abajo explico) trate de reproducir el fenómeno con efecto acelerado, lo cual produjo unos resultados sorprendentes que tu mismo puedes reproducir en tu casa de manera sencilla.

Toma una lamina de aluminio, coloca en su superficie una gota de solución de nitrato de mercurio y veras que en pocos minutos empieza a aparecer en el lugar que echaste la gota una pelusilla blanca. Poco a poco la pelusilla empieza a crecer y en media hora alcanza una altura de mas de dos centímetros. La pelusilla sigue creciendo y a la hora puede alcanzar  tres centímetros de altura. Como la pelusilla es muy poco resistente puede caerse pero seguir creciendo el lugar en que la gota toco el aluminio.







El aluminio es un metal químicamente muy activo, afortunadamente se forma en su superficie inmediatamente una capa de oxido de aluminio que lo protege eficazmente de seguir oxidándose. Si no se formase esa capa el pocas horas el aluminio se oxidaría completamente.

Cuando echamos la gota de solución de nitrato de mercurio, el nitrato reacciona con el oxido y lo disuelve, entonces el aluminio reduce el nitrato de mercurio a mercurio metal. La lámina de aluminio se recubre superficialmente de mercurio.  El mercurio metálico al entrar en contacto con el aluminio lo disuelve, pero por el contrario el mercurio esta en contacto con el aire y el aluminio que lleva disuelto también por lo que inmediatamente se oxida formando un polvo blanco. Este proceso continua haciendo crecer paulatinamente una pelusa de oxido de aluminio. El proceso continua indefinidamente hasta que el mercurio se agota, ya sea por que se evapora o porque pequeñas cantidades son arrastradas por el polvo de aluminio.

El efecto aunque vistoso es muy perjudicial y un gramo de nitrato de mercurio es capaz de corroer casi un  kg de aluminio, así que cuidado.

Como obtener el nitrato de mercurio:

Tomar un poco de mercurio y disolverlo en diez veces su volumen aproximado de ácido nítrico concentrado. Añadir dos o tres veces el volumen resultante de agua y guardarlo en un frasco.

El Mercurio y sus compuestos son venenosos así que mucho cuidado.

6 de septiembre 2004

Profesor Frank de Copenhague.